© 2017 ALEJANDRO FUENTES GIL

"Una obra de arte es un rincón de la creación visto a través de un temperamento." -Émile Zola

Las formas animales que rodeaban y atraían desde pequeño a Alejandro Fuentes Gil en el taller de taxidermina de su padre, le permitieron desarrollar gracias a un ejercicio cotidiano de observación, un agudo sentido de la proporción anatómica, y una sensibilidad particular, en un inicio más visual que táctil.

Estas cualidades lo llevaron a crear al inicio de su carrera, hace casi 30 años, piezas en las cuales había un especial interés por los detalles y un gran apego a la fiel representación del tema de su predilección.

Con el paso del tiempo, aunado a un constante e infatigable trabajo de escultor, se fue alejando poco a poco de un puro interés "naturalista", para dar paso a una sensibilidad más táctil, más sensorial, y aquella agudeza visual se fue intensificando y transformando en sus manos con las formas que lo seducían y lo incitaban a esculpir.

Evolución comparable a la de Edgar Degas, artista francés de finales del siglo XIX en inicio del siglo XX.

Alejandro Fuentes Gil nos invita a viajar a través de una colección de relieves y formas tridimensionales de una rica y diversa temática, donde el tema de la representación del sujeto vivo trasciende a través de la sencillez en el modelado y una gama cromática recién explorada por el artista.

El toque personal de su intenso modelado evoca en sus bronces un sentido del movimiento. Su perspicaz mirada ha dado vida al bronce añadiendo frescura y profundidad de sentimiento a sus vigorosas pero a la vez delicadas esculturas.

Avelina Fuentes Quezada

París, Francia

Mayo 2012

Saludo al escultor Alejandro Fuentes, a quien conocí en Cancún y cuya obra me ha sorprendido gratamente. En estos tiempos de improvisaciones intrascendentes la presencia de una obra trabajada con conocimiento del metier resulta estimulante. Hay en las esculturas de Fuentes Gil un sentido de observación profundo, así se trate de cuerpos en movimiento o rostros de expresiones diversas. Felicidades a Fuentes Gil y que continúe en el camino que se ha trazado. Que no se deje seducir por las falsas vanguardias.

José Luis Cuevas

Julio 1996

Estimado Ingeniero Fuentes:

Sirva la presente para agradecer a usted el que haya hecho tan estupenda escultura de un brioso caballo que me hizo usted llegar a través de nuestro mutuo amigo el Ing. Antonio Aguirre.

Esta fantástica figura ya tiene su sitio en el  salón del Charro de mi rancho y ha sido motivo de grandes elogios por parte de las personas que han visto la figura.

Reciba un fuerte abrazo de

Juan Sánchez Navarro

Febrero 1994

Tuve el gusto de conocer al escultor Alejandro Fuentes Gil y su Sra. esposa en la inauguración de su muestra de esculturas en el Instituto Italiano de Cultura en Coyoacán, me han interesado especialmente sus obras sobre animales y algunos finos desnudos femeninos, la pequeña escultura de una cigüeña que me obsequió ya vuela libremente en mi estudio y forma parte de mi colección de los pocos artistas que han integrado la serie de obras que no son de mi producción.

Mis mejores deseos para su futuro profesional.

Raúl Anguiano

Marzo 1994

TEXTOS